Synapses axiomatique

"Un lieu d'expérimentation, de lire et de penser"
"A place to experiment, read and think"

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Pensamiento




¿Cómo se puede expresar un pensamiento si de algo tan insignificante aparece un mar de ideas que a su vez se compone de incalculables gotas? ¿Cómo imprimir lo irrealizable?, ¿Es acaso la virtud del que se considera genio mostrar el proceso?  ¿O es su finalidad “superiorizarse” entre los mundanos? ¿Qué es destacarse en algo, sino un acto de orgullo desmedido, y el alimento del ego inútil que nos posee? 

Eiji Mnemonic

Te veo




Yo te vi entre caminos de piedra y adoquín, entre calles olvidadas y viejas, te vi en mis pensamientos ígneos y te veo ahora, aunque tú no, ¿Pero que ve el viento a las aves o el universo a una estrella? ¿Qué ve tu mirada impura? ¿Qué cubre el lienzo que ostenta el palacio de marfil? Desciendo en pesares cuando te veo. ¿Porque te veo?  Siento tus ojos, y siento las curvas que dan tus pestañas, y camino en tus pies por una playa de rocas, por lugares imposibles como una flor de fuego; quemando en la frente una idea insensata que me transporta en el tiempo y el espacio y me hace dudar de mis actos, la ilusión de la huída de una cinta en blanco y negro; las palabras que rozan el aire y lo seducen en cámara lenta. Las correas invisibles que tiran del pecho hacia fuera, porque quiere probar el sabor dulce y metálico de tus besos. La guerra declarada que nunca se consuma y es borrada como un oasis en un día de sed; las palabras que nunca se van a leer o ya se leyeron.
Te vi.

Eiji Mnemonic

martes, 3 de diciembre de 2013

Luces y belleza


¿Como hace el cuerpo para sostener tanta belleza? 
Aunque es en la mirada que se concentran las luces. 
Y esa ambigüedad de sonrisa, que duda y que convence, no se a que. 
La puerta abierta que muestra el universo y las cascadas de la esencia del todo.

Eiji Mnemonic

Casa Barkeley




Caminé por el corredor del vestíbulo tan lentamente que en cada paso sentí que dejaba una parte de mí, las paredes tenían un estampado tétrico, y lo poco que se veía del diseño original las hacía parecer mucho peor;  escuché los campanazos de la iglesia y al unisonó empezaron a sonar los relojes de la casa, se me erizaron los pelos; eran antiguos y estaban llenos de polvo y hollín. Al parecer hubo un pequeño incendio en la sala de estar; se dice en el vecindario, que el Sr. Barkeley  murió quemado mientras dormía en su reposera, lo que nunca se confirmó fue si era cierto lo que decían de su esposa, la Sra. Mary Hüell. Algunos creían que ella lo había intentado envenenar en varias ocasiones, y al parecer ese día había salido de su casa, aunque nadie pudo comprobarlo. Había un muchacho tonto, llamado Raily, que hacía de mandadero para la señora, y cada tanto se le veía merodeando en el patio trasero de la casa, el Sr. Barkeley lo detestaba, decía que era un desperdicio de ser humano y desconfiaba de la fidelidad de su esposa en cuanto al chico, muy a menudo le golpeaba hasta el cansancio dejándolo tirado en el barro al lado de la fuente; tenían un patio inmenso, que en su apogeo debería haber sido hermoso, con todo tipo de flores y arboles; ahora solo quedaba un vestigio de esas épocas, épocas en las que el sol brillaba en la casa Barkeley.
Cuanto más me adentraba en la casa, más oscuro se ponía todo, se podían ver todo tipo de cuadros, desde lo hermoso a lo funesto y horrible, como gente muriendo desangrada por empalamiento o miembros amputados,  podía sentir mis propios latidos, y como iban acelerándose cada vez más, ¿Qué tenía este lugar que no me dejaba irme aunque estuviera temblando? Era como si fuese atraído; como un sonámbulo dando vueltas en la noche, seguía caminando y no podía detenerme, pero ¿quién iba a despertarme? Era la casa y yo, yo y la casa, no me importaba otra cosa, solo quería continuar el camino que nadie se aventuró a terminar. Había un silencio insoportable, que solo hacía crecer el temor, agonizando, como si estuviera expectante de mí, y me guiara lentamente, cada vez que se rompía, era con un crujido de madera, de los pisos secos por el descuido del tiempo. 

Eiji Mnemonic


Flor de loto


Entre la oscuridad de la noche emana la flor amarilla y como flamantes banderas, aletean sus alas las aves nocturnas. La luna, flota en un mar azulado y las estrellas no se animan a brillar demasiado. Y se escucha un susurro ya conocido que pregunta fervientemente: ¿Dónde esta nuestra respuesta? ¿Acaso recordamos lo que era antes?
El cuerpo que sostiene a la ilusión y la deja caer en pedazos, esperando la sagrada realidad. Esa sinfonía que recuerda a no estar solo.
Aprendo y muero, desconozco y vivo, la chance de la existencia fulminante y el final.


Eiji Mnemonic

Ilusión


En determinado momento me vi embebido en un sueño inconstante, una mezcla entre realidad y fantasía, y sentí el sabor del fruto dulce, y mis ojos giraron en compases abiertos y cruzados.
Más mi cuerpo bañado en la opulencia del cansancio, flotaba dulcemente por los confines del camino, si es que este realmente existía.
¿Y que es nuestra realidad, sino mas que una mera ilusión?
El engaño imperecedero de los sentidos, la mentira, la verdad; dos caras de una misma moneda, la serpiente que engulle el universo y que en su estomago en un mar de alquimia lo transforma nuevamente, una y otra vez.


Eiji Mnemonic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...