Synapses axiomatique

"Un lieu d'expérimentation, de lire et de penser"
"A place to experiment, read and think"

martes, 28 de mayo de 2013

Donde


Y el tiempo pasa, y va quemando mi ser, y cuando encuentra el punto medio entre desesperación y tristeza desaparece la corteza de mi piel, quemada por el rayo azulado. ¿Donde está el cofre vacío? ¿Donde está el guardia de la perdición ahora?
Los dados giran y rebotan sobre la escalera mojada, y salpican en mil direcciones las microscópicas lágrimas, ¿es cierto que un día el sol nos va a dejar? Y yo camino y no camino y te espero en mi castillo de arena y te olvido y te recuerdo.
Y te lloro y el tiempo se congela, y las flores se marchitan en colores de sombra, ¿y que esconde esa sombra si todo tiene oscuridad y la luz solo es un pasaje entre nosotros y ella? ¿Donde están mis manos? ¿Donde palpitan los órganos consumidos por el hollín?
Los pasos tapados por el viento, y el tiempo que va solo para una dirección y si vemos el pasado es solo navegando en la balsa de nuestros recuerdos. ¿Es cierto que existe el reencuentro?, sodomizado por los minutos, por las horas, por los años. Y yo tropiezo y yo tropiezo y te espero en ese rincón de mi mente para saludarte, para que me des un consejo, para no olvidarte, para que no me olvides.

Eiji Mnemonic

miércoles, 22 de mayo de 2013

La fascinante teoría del color de Goethe


La teoría de los colores de Goethe, además de ser un exquisito tratado en el que se describe lo indescriptible (la sensación que nos produce algo), nos hace concientizar que experimentamos el mundo desde un cúmulo de reacciones primitivas que a veces tomamos por sentado. Goethe publicó este tratado sobre la naturaleza, la función y la psicología de los colores en 1810, y aunque fue descartado por gran parte de la comunidad científica, permaneció de gran interés para filósofos, artistas y físicos, incluyendo a Schopenhauer y Wittgenstein.
Uno de los puntos más controversiales de Goethe fue la refutación de las ideas de Newton acerca del espectro de color. Para el alemán la oscuridad es un ingrediente activo en lugar de una mera ausencia de luz.  “El color en sí mismo es un grado de la oscuridad”, escribió. Esta aseveración vino a cambiar el mundo a un nivel metafísico y figurativo, indicando que la oscuridad es algo vibrante que existe todo el tiempo y la luz sólo es una manera de poder “verla” en sus distintas manifestaciones de color ante nuestros ojos. Que los colores existan independientes de la luz sugiere que hay un mundo de fenómenos que siempre está latente, lo percibamos o no.
Al igual que describir un sabor, describir la intimidad de un color es uno de los ejercicios más difíciles e interesantes a los que se puede avocar una persona. Y, además de que Goethe logró tocar por momentos el entendimiento de ese esquivo lenguaje del color, sus descripciones son atinadas e inspiradoras.


Amarillo
Este es el color más cercano a la luz. Aparece en la más mínima mitigación de la luz, ya sea por medios semi-trasparentes o por el débil reflejo de superficies blancas. En experimentos prismáticos se extiende sola y vasta en el espacio de luz, y mientras los dos polos se mantienen separados el uno del otro, antes de mezclarse con azul y producir verde, se puede ver en su máxima pureza y belleza. […]
En su más alta pureza siempre carga con él la naturaleza del brillo y tiene un carácter sereno, alegre, suavemente excitante.
Rojo-amarillo
El rojo amarillo da una impresión de calidez y gozo, ya que representa el tono del brillo más intenso del fuego.
Amarillo-rojo
Al mirar firmemente una superficie amarillo-roja perfecta, pareciera que el color de hecho penetrara al órgano. Produce una excitación extrema y sigue actuando así cuando se le oscurece un poco. Una tela amarillo-roja perturba y enardece a animales. He conocido hombres con educación para los cuales el efecto de ver a una persona vestida de este color en un día gris, nublado, era intolerable.
Azul
Así como el amarillo siempre va acompañado de luz, lo mismo puede decirse del azul que trae con él un principio de la oscuridad.
Este color tiene un peculiar y casi indescriptible efecto en el ojo. Como tono es poderoso, pero esta en el lado negativo, y en su máxima pureza es algo así como una negación estimulante. Su apariencia, entonces, es una especie de contradicción entre la excitación y el reposo.
Mientras el alto cielo y las lejanas montañas parecen azules, una superficie azul parece retirarse de nosotros.
Pero así como nos dejamos llevar por un objeto amable que vuela de nosotros, así amamos contemplar el azul; no porque avance hacia nosotros, sino porque nos jala a seguirlo. […]
La apariencia de objetos vistos a través de un vidrio azul es sombría y melancólica.
Rojo-azul
El azul entra levemente hacia el rojo y así adquiere un carácter algo activo, aunque se encuentre en su lado pasivo. Su poder excitante es, sin embargo, de un tipo distinto que el del rojo-amarillo. Podría decirse que molesta en lugar de avivar.
Azul-rojo
Este sentimiento inquietante aumenta mientras el tono progresa, y puede asumirse con seguridad que un tapete de un perfecto azul-rojo profundo sería intolerable. EN este sentido, cuando es usado para vestir, en lazos o otros adornos, se emplea en un estado ligero y atenuado, y así proyecta su carácter como lo definimos arriba: de una manera peculiarmente atractiva.
Rojo
El efecto de este color es tan peculiar como su naturaleza. Transmite una impresión de gravedad y dignidad, y al mismo tiempo de gracia y atracción.
Verde
El ojo experimenta una distintiva impresión de gratitud de este color.  […] El observador no tiene ni el deseo ni el poder de imaginar un estado más allá de él.

El río lo sabe

A veces nos preguntamos ¿Por qué las cosas no pueden ser como eran antes? Y nos complicamos nuestra existencia buscando una respuesta que está frente a nuestras narices. La pregunta se responde en si misma, las cosas no pueden ser como eran, porque ya dejaron de ser en el pasado, y en el presente son lo que son.
Si algo cambió por algo es; tenemos que aprender a fluir como lo hace el río, que por fluir no deja de ser río, y no se estanca en preocupaciones innecesarias, ni tampoco piensa que es río, solo se deja llevar, para Ser río.

Eiji Mnemonic 




martes, 21 de mayo de 2013

El grillo y la lluvia

¿Cuando despertarás de tu letargo? se preguntó el grillo danzante
¿Esperarás que caiga la lluvia para despertarte con sus suaves caricias?
¿Por qué no sales ahora?
Y pasó el tiempo y el grillo seguía observando
Y cuando la lluvia cayó el grillo dijo:
Si el agua moja en la calle y también bajo las marquesinas.
¿Por qué no sales ahora?
Fue como si el tiempo se detuviera, y las aves no cantaron y el agua cayó.

Y cuando el sol salió, se preguntó: ¿Cuándo voy a poder ser como la lluvia? Que fluye entre las hojas, cayendo despreocupada, ordinaria.

Eiji Mnemonic


martes, 7 de mayo de 2013

Otra vez


Estoy triste, triste de encontrarte otra vez en mi camino, de saber que sos  la piedra con la que sé voy a volver a tropezar.
Si te habías ido un tiempo, ¿Por qué vuelves ahora?
Ocultándote en las sombras, dándome confianza, para arrebatarla otra vez. Siendo la aguja que pincha mi burbuja, o tal vez siendo ella misma.
¿Cómo puedo no ahogarme en este arroyo de incertidumbre, si ni siquiera tengo fuerza en mis brazos para acercarme a la orilla?
¿Porque vuelves una y otra vez oscuridad? ¿Acaso es que extrañas mi compañía?
Tal vez somos iguales, seres solitarios, que cada tanto necesitamos de eso.
No quiero más tus espinas, ya no quiero aprender de tus heridas ni de las mías; si somos uno ¿has aprendido lo que yo no sé? Por qué no me cuentas ese misterioso secreto, si lo busqué toda mi vida y nunca lo he hallado.
Quién eres tú para arrancarme mi ser,  si me debes la existencia. Quien soy yo para existir, si te debo parte de mí.

Eiji Mnemonic

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...